miércoles, 4 de febrero de 2015

Qué susto, son cristianos

Resulta imposible precisar con seguridad las cifras, dado que las Iglesias “oficiales”, que actúan bajo la supervisión del Gobierno comunista chino, coexisten con otras clandestinas. Las cifras más optimistas hablan de 100 millones y un aumento anual en torno al 10 %. La mayoría de los nuevos conversos son jóvenes urbanos.
(...)
el Gobierno de Xi Jinping, que ha hecho hincapié en la cultura tradicional china y los valores socialistas, ve con suspicacia una religión que considera “extranjera”. La posibilidad de que un número sustancial de ciudadanos pueda organizarse en torno a una ideología diferente preocupa al régimen, que no deja de tener en cuenta el papel que jugó la Iglesia católica en la caída del comunismo en Europa del Este.
Y, si bien es cierto que la mayoría de los cristianos chinos no se inmiscuye en política, también lo es que un número significativo de los activistas más destacados mantienen —cada uno por circunstancias diferentes— algún vínculo con el cristianismo, bien sea como creyentes o por contactos con círculos de fieles. Es el caso del fundador del movimiento anticorrupción y protransparencia Nuevo Ciudadano, Xu Zhiyong, encarcelado, o del abogado pro derechos humanos Gao Zhisheng, recientemente puesto en libertad. Para Pekín tampoco pasó inadvertido que dos de los tres fundadores del movimiento prodemocracia Occupy Central que tomó Hong Kong el año pasado fueran cristianos, al igual que el líder estudiantil Joshua Wong.
¿Eres cristiano? Pues vive tu fe en privado, que eres un incordio. Qué inspiración para otros más cercanos...