martes, 3 de febrero de 2015

Y llegó la venganza por la caída de Kobane

Como era de esperar:
Meses de letargo terminaron el pasado fin de semana en una sorpresiva ofensiva yihadista que ha segado la vida de varias decenas de "peshmergas" (soldados kurdos) y ha recordado a su población el peligro que anida al otro lado de las trincheras. En un comunicado difundido ayer en foros yihadistas, el IS (Estado Islámico, por sus siglas en inglés) anunció el inicio de una nueva campaña militar en varias provincias de Irak de la que forma parte la incursión de sus combatientes en Kirkuk, rechazada por las fuerzas kurdas tras unas costosas escaramuzas. En la nota, la organización se jactó de haber arrasado el Hotel Kirkuk Palace con tres kamikazes y haber irrumpido en los cuarteles de los "peshmergas" en las afueras de la villa, "capturando y matando a sus soldados". En la arremetida, según fuentes kurdas, dos conocidos generales fallecieron y al menos 17 militares cayeron en manos de las huestes del califato.
Deberían añadir que la que les espera a manos de estos pacíficos alianzadores...