lunes, 13 de abril de 2015

De mayor quiero ser un preso político como Jorge Vestrynge

Jorge Verstrynge vive de las rentas. Posee ocho pisos en el lujoso barrio de Salamanca de Madrid: cuatro de ellos los alquila por habitaciones y los otros cuatro, completos. Además, tiene la residencia de estudiantes La Luna en la caller Aralar, compuesta de tres propiedades rodeadas de árboles, con solárium, un jardín donde pasar los ratos libres, sala de televisión, sala de estar, conexión wifi de 100 megas y servicio de limpieza y lavandería. Y, por si esto no fuera suficiente, posee un chalet en Ezcaray que heredó su mujer y una casa en París, donde el precio por metro cuadrado alcanza los 7.000 euros. Además de su casa, en la exclusiva colonia Fuente del Berro de Madrid --tan exclusiva que incluso la Infanta Elena la escogió para establecer su domicilio-, donde vive en una mansión de 200 metros cuadrados.
24.000 € de renta al mes. Menudo comunista. Pido la redistribución de sus rentas. Y que se dedique a dar vivendas a personas desahuciadas.

Por eso,  quiero ser Vestrynge de mayor. Solo hay un problema: ser tan mentecato. Dudo que la neurona le haya funcionado alguna vez. O se ha vendido al neoliberalismo salvaje...