jueves, 5 de marzo de 2015

El ámbito de influencia del DAESH es cada vez más extenso

El mundo.es:

La sed de poder ha llevado al IS a superar las lindes de su territorio en busca de lugares donde extender su ley e influencia. Una miríada de grupos, vinculados muchos de ellos a la decadente Al Qaeda, ha voceado su "baya" (juramento de lealtad) al califato y su cabecilla. A menudo, tras aceptar las adhesiones, el autodenominado Estado Islámico ha proclamado el establecimiento de nuevas provincias extramuros del califato. Así sucedió en noviembre cuando Ansar Beit al Maqdis, la organización que ha puesto en jaque a las fuerzas de seguridad egipcias, rindiera pleitesía a Al Bagdadi. El IS celebró el paso creando la provincia del Sinaí. "El IS piensa que puede expandirse aunque no haya pruebas de una presencia significativa de seguidores en zonas como Yemen. En cualquier caso, la firma de una nueva alianza no conlleva la creación automática de una nueva provincia. Ansar al Tawhid en India juró lealtad en octubre de 2014 pero el IS no ha anunciado la provincia de India porque quizás no considere suficientemente grande y poderoso al grupo", destaca Al Tamimi.
De momento, aparte de la península egipcia del Sinaí, el califato ha desplegado provincias en Afganistán y Pakistán -bautizada con el nombre de Jorasán-; Yemen -en las gobernaciones de Saná y Dhamar-; Argelia; Arabia Saudí -denominada "Al Haramain", los dos santuarios- y Libia -donde cuenta con tres sucursales: Trípoli, responsable de la reciente decapitación de 20 cristianos egipcios; Fezzan y Barqa o Cirenaica-.
Datos tranquilizadores... Habrá qué preguntarse qué tiene que pasar para que se actúe contra este grupo.