domingo, 29 de marzo de 2015

El despido de Cintora

"Apollando" a Cintora...
Antes de nada, tengo que decir que yo a este presentador no lo conocía porque a las horas que salía ejerciendo su actividad, me es imposible verle: estoy en el trabajo.
Ahora bien, de su "imparcialidad" y "objetividad" da idea el que otro presentador de otro programa de Cuatro le dijera:
" ¿Cuando Pablo Iglesias sea presidente los españoles podrán llamarte a ti para arreglar problemas?"

Es interesante señalar que dice que Pablo Iglesias está "acojonado por la que se le ha venido encima", algo sorprendente para un individuo que día sí, día también ha dicho que él es la verdadera oposición al gobierno de España. 
Ahora bien, con independencia de su evidente parcialidad, el debate se centra en si ha habido o no una violación de su libertad de expresión en su relevo al frente del programa. Para ello voy a pensar en lo que consideraría si otra cadena privada hiciera lo mismo.
Pedro J, estoy con el poder si me dan mi tv.
Es ese adjetivo (privada) lo que hace que este cese no tenga nada que ver con la posición del presentador en el sentido que se intenta ver. Aquí tenemos una cadena que le ha mantenido, a pesar de su posicionamiento (o precisamente por eso) durante meses. Y, después de las elecciones andaluzas, en las que Podemos ha demostrado ser el heredero ideológico de IU, con todo lo que eso significa en cuanto a perspectivas de voto, despide a Cintora.
Me parece que la gente no entiende que una cosa es estar apoyando al futuro presidente del Gobierno, con todo lo que eso supone, y otra bien distinta es apoyar al heredero de Llamazares. No tiene la misma importancia para la cadena, si el precio encima es enfrentarse al Gobierno. 
¿Eso afecta a la libertad de expresión? Las cadenas privadas no tienen que tener siempre la misma línea editorial porque son empresas con ánimo de lucro y los periodistas que trabajan en ellas lo saben. Hoy pueden trabajar allí y mañana no. En unos casos se van por no estar conformes y en otros los cesan.
Lo más chocante es que no le apoyan porque sea objetivo, si no porque hay mucho "neoliberal" en la tv. Qué tranquilidad: ya estaba pensando que era por defender la libertad de expresión del presentador.
Por último, el día que la gente defienda la libertad de expresión de quienes no piensen igual, ese día habremos descubierto el sentido de la democracia como sociedad.