martes, 31 de marzo de 2015

Termina el secuestro de un fiscal en Turquía por un grupo de ultraizquierda

El fiscal Mehmet Selim Kiraz ha resultado herido y al menos dos de sus captores han muerto en el desenlace del secuestro que inició esta mañana en Estambul, según ha informado la Policía turca. El grupo ultraizquierdista DHKP-C tomó como rehén al letrado al filo del mediodía y, tras una tensa jornada, a última hora de la tarde se escucharon explosiones y tiroteos en los alrededores del Palacio de Justicia. Según las primeras informaciones, fuerzas de élite de la policía turca habrían conseguido sacarlo con vida y ponerlo a salvo tras un intenso intercambio de fuego.

(...)
En un comunicado difundido en un sitio web cercano al grupo armado se reivindicó el secuestro y se exigió una confesión pública de los agentes responsables de la muerte de Elvan, a quienes se pidió que se sometan a un "tribunal popular". Los terroristas dieron un plazo inicial de tres horas para ello, bajo amenaza de ejecutar al fiscal, algo que sin embargo no cumplieron.
 Los militantes del DHKP-C también habría pedido que se les falicitase una salida segura del lugar. Berkan Elvan era un joven de 14 años que falleció tras ser alcanzado en la cabeza por un bote de gas lanzado por la policía después de permanecer durante nueve meses en coma. El muchacho ni siquiera participaba en las protestas, sino que quedó herido cuando iba a comprar el pan
Las últimas noticias apuntan a qué el fiscal ha fallecido.

Ejemplo manifiesto de para qué vale la violencia. No han hecho justicia al chaval. El fiscal, si es cierto que estaba dilatando la investigación, va a ser sustituido por otro, que tendrá que leerse toda la investigación, dilatándola ahora sí por necesidad . Encima, y sin mejorar la situación del asesinado y convirtiendo al fiscal en víctima, han sido abatidos.

Estas no son formas. Lo haga quien lo haga. La violencia, infundendo terror, no lleva a ningún lado.

Por cierto, imaginemos la que se hubiera montado en una situación parecida en España. Ni me quiero imaginar a gente como Pablo Iglesias,  Cayo Lara o sor Lucía Caram comentando esta noticia.