miércoles, 4 de marzo de 2015

Maduro y el amor

Corazoncitos le salen alrededor de la cabeza a la revolución bolivariana por ese proceso lleno de amor profundo:
Maduro, demostrando su amor por la lógica...

Pocos días antes de inaugurar la exposición, Maduro ordenó a su embajador en Madrid, a quien había llamado a consultas hace cuatro meses, que regresara a España. Mario Isea volvió a Madrid y, el domingo, en la inauguración de la exposición dijo que deseaban “mostrar a los españoles este proceso hermoso lleno de amor en un contexto de desarrollo, que ha impulsado cambios positivos en América Latina que crecen alcanzando la igualdad”.

En realidad, los españoles preferiríamos que ese amor se lo mostraran a los venezolanos, pero no sólo a quienes les apoyan, sino a quienes discrepan de sus ideas, en lugar de meterlos en la cárcel. Querríamos que una nación hermana, que posee grandes recursos naturales, no se encontrara abocada a una situación tan penosa; que las empresas españolas pudieran trabajar sin trabas ni amenazas; y que el chavismo dejara de dar cobijo a terroristas, como José Ignacio de Juana Chaos o Arturo Cubillas que han causado mucho dolor en España.
We are the world, we are the children... viva el buen rollito universal...

Que se lo digan a Leopoldo López o a Alberto Ledezma...