sábado, 14 de marzo de 2015

Ciudadanos, no me seais tan progres

En todo caso, (Ignacio Aguado, candidato a la Presidencia de la Comunidad de Madrid por Ciudadanos), ha añadido, "dejamos la puerta abierta a pequeños ajustes en los tramos autonómicos o determinados impuestos como donaciones o sucesiones". En relación con esto, añadió: "Nos estamos planteando establecer un umbral a partir del cual establecer un impuesto progresivo en las sucesiones". A partir, ha explicado, "de una cantidad como 700.000 euros por ejemplo el impuesto sería progresivo". 
Aguado ha justificado este impuesto progresivo por motivos de "justicia social y redistribución de la riqueza" y porque "afectaría a pocas personas". Jiménez Losantos ha preguntado al candidato de Ciudadanos por qué "lo que he ahorrado tras pagar impuestos no se lo puedo dejar a mi hijo sin que me robe la comunidad".
No estoy de acuerdo con Jiménez Losantos en muchas cosas (me parece que la tila y el agua de azahar sirven para algo más que para estar en los estantes de los comercios). Pero en esta tengo que darle la razón. El Impuesto de Sucesiones, el día que mis descendientes deban pagar por él, supone que cantidades y bienes por  los que yo ya he pagado impuestos, mis descendientes deberán volver a pagar por ellos. Un caso de doble imposición como toda la galaxia interplanetaria.

El problema fiscal no está en aumentar los impuestos, aunque quede muy bien lo de decir "se los vamos a aumentar a los ricos". "Los ricos" (habrá que ver cuántos políticos y pléyade de enchufados entran en su propio concepto de "ricos" y no pagan ni de coña lo que pagan el resto que entren en ese mismo concepto) si tienen que pagar demasiado, hacen como Depardieu: se piran (no, Depardieu tampoco es santo de mi devoción, aunque sea un actor cojonudo).

Serán aquellos que no puedan irse, aunque entren en ese concepto de "ricos" (cualquier piso en Madrid en la zona centro vale eso en cuanto tiene una superficie media y si no miren en idealista.com) y no tengan ni para llegar a fin de mes (conozco bastantes casos).

Asimismo, me esperrecho de la gilipollez (no tiene otro nombre) de que los descendientes "no han trabajado" por ello. ¿También va a subir los impuestos sobre el bingo, la lotería, etc.? Porque trabajar no se trabaja, pero se puede estar toda la vida invirtiendo en lotería para que no toque ni el reintegro.

Suena esto a choteo máximo.Pero que se dice porque vamos a asistir a otra "fiesta de la democracia".