viernes, 8 de septiembre de 2017

Célula yijadista desarticulada en Melilla

Hafid, antes y después de su radicalización
La Policía ha desarticulado este miércoles una célula yihadista en colaboración con Marruecos. Así lo ha dado a conocer el ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido en su cuenta de Twitter. Según ha informado, hay un detenido en Melilla y cinco en Marruecos.
Esto era la información de la que disponíamos el día de la detención. Ahora bien, la información se ha centrado más en que el detenido en Melilla era afiliado del PP (como si eso fuese indicativo de algo y sin subrayar que no pagaba las cuptas desde hacía 3 años y que no tenían noticia de él en el partido) y no en los objetivos de la célula:
Los detenidos formaban una célula terrorista que se encontraba en un "peligroso nivel de activación", pues la policía marroquí evidenció que habían planeado ataques terroristas de gran envergadura y mantenían reuniones nocturnas donde realizaban entrenamientos físicos llegando, incluso, a simular decapitaciones
Estas pruebas desencadenaron la rápida desarticulación de la célula, liderada por un hombre de 39 años, de nacionalidad española, origen marroquí y residente en Melilla, que ha sido arrestado en Marruecos al encontrarse ocasionalmente en dicho país.
Realizaba labores de captación y adoctrinamiento aprovechando su puesto de trabajo como auxiliar educativo en un centro de reeducación de menores para llevar a cabo labores de captación y radicalización entre estos jóvenes en una especial situación de vulnerabilidad.
Es un ejemplo más de la falta de integración, no por la responsabilidad de los demás si no por la propia voluntad del individuo.