martes, 24 de marzo de 2015

Elecciones andaluzas (2)

Recomendadísimo post en Democresía.es:
(...) los andaluces no lo podrían haber dejado más claro: la corrupción les importa una puta mierda. Lo siento por el lenguaje, pero la realidad es dura y con dureza ha de ser contada. Los EREs, los cursos de formación, la púnica, el caso Bárcenas, la Gürtel y otros tropecientosmil vergonzantes casos de corrupción les han dado absolutamente igual. Total, qué más da. Sólo nos cuesta 40.000 millones de euros.
Esto nos lleva al verdadero análisis de la frase del momento: no, el votante no siempre tiene la razón, por muy en democracia que estemos. El votante se equivoca, como todo hijo de vecino. Y los votantes, en este caso, han metido la pata hasta el fondo. Si las urnas garantizan la impunidad de la corrupción en un país donde la separación de poderes es de facto inexistente la mayoría de votantes se están convirtiendo en cómplices de todos esos crímenes que ocurren al amparo de sus sufragios. Su irresponsabilidad —o mejor dicho, su co-responsabilidad— es una equivocación. Una equivocación que perjudicará a sus conciudadanos de manera irreparable durante los próximos 4 años. El votante no siempre tiene la razón.
Anterior: Elecciones andaluzas.