martes, 24 de marzo de 2015

Piriodismo de kalidá en La Gaceta sobre apoyos al #DAESH

El título de la noticia dice "el 80% de los musulmanes de Londres apoya al Estado Islámico". Pero si vamos a su contenido dice:
Un informe de la Oficina Nacional de Estadística (ONS) ha puesto en alerta a las autoridades británicas sobre la situación que podría desencadenarse en Londres. La capital del Reino Unido cuenta con una colonia muy grande de musulmanes, más de un millón, y la encuesta revela que, en un porcentaje elevado, ven con cierta "simpatía" las acciones del Estado Islámico.
Entre los menores de 25 años el porcentaje llega hasta el 80%. Los jóvenes tienen mucha simpatía por las acciones que se están llevando a cabo en Siria e Irak, pero en su mayoría descartan una guerra. Los más mayores se sitúan en la escala más baja y únicamente uno de cada doce considera al Estado Islámico como algo favorable.
Piriodistas de la gaceta, no dudo que es un momento difícil en general para vender periódicos y en particular para Uds después de todos los rollos de Intereconomía. Pero exagerar datos ya de por sí peligrosos con títulos de noticias que son directamente falsos, no sólo demuestra mala praxis periodística, sino que además puede provocar (y de hecho provoca) que los potenciales lectores salgan pies-para-qué-os-quiero con tal de no leer cosas falsas, sin que sea cualquier novela como El Señor de los Anillos, en la que ya uno se espera entes raros.
En resumen, el 80% no es de todos los musulmanes, si no sólo de los menores de 25 años, porque de los mayore, sólo 1 de cada 10 los apoya.

Y ahora viene lo mejor: ¿es esto un porcentaje al que no debemos prestar atención por nimio? La respuesta correcta es no. El que haya un 80% de jóvenes de 25 años que vean bien al DAESH, viviendo en una sociedad cosmopolita, moderna y avanzada no sólo es peligroso (pueden volverse terroristas o ayudar a los que ya lo sean), sino, además, muestra el error de las políticas supuestamente integradoras que se han llevado a cabo. Los políticos, sean o no británicos, deberían reflexionar sobre estas cifras y lo que señalan.