viernes, 20 de marzo de 2015

Continúa la campaña por la reinserción de los jihadistas del DAESH

El autodenominado Estado Islámico ha ejecutado en los últimos días a tres mujeres en Mosul, segunda ciudad de Irak convertida en su feudo desde el pasado junio, después de que se negaran a mantener relaciones sexuales y aceptar un matrimonio temporal con miembros de la organización yihadista. Las huestes del califato, proclamado en las vastas zonas de Siria e Irak bajo su yugo, secuestraron el pasado miércoles a al menos 13 féminas en varios barrios de Mosul. Un testigo ha relatado al diario kurdo Basnews que tres de las rehenes rehusaron firmar un "nikah" (matrimonio) temporal con combatientes yihadistas y fueron liquidadas tras ser trasladadas a Nimrud, en el este de Mosul. Se estima que unas 150 mujeres han sido asesinadas al rechazar su participación en la bautizada como "yihad sexual".
Asimismo han degollado a varios kurdos. En todos los casos, por tanto, continúa la jihad de te degüello di no haces lo que te digo.

Demuestran haber cambiado muchísimo después de saber lo preocupado que tienen a Ban Ki Moon.