domingo, 15 de marzo de 2015

Pablo Hasel condenado por enaltecimiento terrorista

Imaginemos la que se hubiera montado si esto lo dice alguien del otro extremo político: simplemente cambien a Aznar por Pablo Iglesias o Cayo Lara.

Pasa lo de siempre: si los de un lado del espectro político consideran esto justificado o, al menos, que es un cachondo mental o gracioso o "travieso", enseguida saldrán del otro lado quienes digan lo mismo.

Cuánto amor podemita-bolivariano...

La violencia es mala, la practique quien la practique. Pero es aún peor lo del ideólogo, porque no mata pero justifica que otros lo hagan y acaba justificando también la violencia del oponente.