miércoles, 8 de abril de 2015

El cabecilla de la célula jihadista detenida en Cataluña era un español converso

Muy interesante y que invita a la reflexión:
Los agentes apuntan como presunto cabecilla de la célula yihadista a Antonio, un peluquero de Sabadell y de origen español. Fuentes cercanas a la investigación explican que el hombre es un parroquiano de la mezquita de Terrassa y se convirtió a la Islam hace dos años, cuando se casó con una mujer marroquí, que se dedica a cuidar personas grandes.  
Los vecinos de la calle Plini el Vell de Sabadell, donde vive el matrimonio, aseguran que la actitud del hombre era normal y “no había ningún indicio que hiciera sospechar” que tenía relación con el yihadisme. Sin embargo, sí que han apuntado un cambio estético del hombre después de convertirse al Islam. “Se dejó larga la barba y traía vestidos típicos musulmanes”, han comentado los vecinos. También adoptó el nombre de Alí.
El amor hace que los humanos hagamos el gilipollas, pero siempre hay grados.

Por cierto, este señor era español, no era un inmigrante que había venido en patera. La siguiente vez que algún mentecato empiece con la cantinela de los moromierdas y otras expresiones semejantes, que dicen más de quien las pronuncia o escribe que del individuo objeto de las mismas, que piense que son aún más peligrosos los conversos, porque tienen que acreditar su compromiso con la causa...