jueves, 22 de enero de 2015

A Podemos no le gusta la Guardia Civil



Qué maravilla de regeneración y de alternativa de gobierno: respetando a los demás, diciendo verdades a diestro (más que a siniestro) y apoyando a los que pegaban tiros en la nuca. Qué valentía.

Por cierto, los zulos que se han ido encontrando (por ejemplo, aquí) son una prueba fehaciente de que ETA no ha dejado las armas, sólo ha dejado de atentar.