miércoles, 21 de enero de 2015

Bolinaga, el gudari vasco


Sus fans (hasta el demonio los tiene y no precisamente por bueno) le han brindado elogios sin fin. Lo que han preferido obviar es que necesitó asistencia psicológica porque sentía una gran angustia vital: a la hora de enfrentar la muerte ya no era tan duro como cuando dijo que no liberaba a Ortega Lara ("que se muera de hambre ese carcelero") o cuando mató a 3 guardias civiles.

Mientras Ortega Lara le desea la paz que no encontró en vida.

Luego algunos dicen que todos somos iguales. Ja.